Si bien es cierto que la alimentación en el embarazo es un tema que preocupa a todas las mujeres, más aun es la restricción de ciertos alimentos durante los nueve meses. Entre ellos, el jamón y fiambres derivados del cerdo por la relación directa con la toxoplasmosis.

Hasta ahora se consideraba que el jamón ibérico como cualquier carne cruda podría contener el toxoplasma y por tanto podía transmitir la toxoplasmosis a la embarazada. En los últimos años el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico ha realizado estudios que demuestran que este parásito se extingue por el proceso de curación al que se somete esta carne, la cantidad de sal utilizada y también por las características de la grasa del jamón ibérico.

Así que si estás embarazada, ya sabes que a partir de ahora si te apetece comer un plato de jamón, salchichón, chorizo, lomo o cualquier producto ibérico, puedes hacerlo sin que suponga una amenaza para el desarrollo de tu bebé.

Y sobre todo, si vas a hacerlo, hazlo bien y pídelo a La Dehesa en la Mesa, y lo tendrás recién cortado en tu domicilio en menos de dos horas 😉

WhatsApp chat